Nuevo ataque palestino tras días de calma en Israel

Una niña de trece años, un jardín de infancia, una familia masacrada a disparos mientras conducían por una carretera cerca de Hebrón y una mujer y un hombre acuchillados en Natanya, fueron los objetivos de la pasada semana.

Hallel Yafa Ariel (13) fue asesinada el jueves 30 de junio, mientras dormía en su cama, a manos de un joven palestino de 17 años que irrumpió en su domicilio y le asestó diversas puñaladas en la parte superior del cuerpo que la niña no pudo soportar, provocándole la muerte.

Tras la intensa jornada, durante la noche, al tiempo que se enterraba el cuerpo de la pequeña Hallel, dos personas resultaron heridas en un atentado con arma blanca en el mercado de la ciudad de Natanya.

Al día siguiente, una familia de cuatro miembros, el rabino Mijael Mark (48) que viajaba con su esposa y dos de sus hijos, fueron acribillados a disparos mientras conducían su vehículo, por otro coche que los adelantó y, tras abrir fuego, consiguió huir. Mientras tanto, una joven palestina fue abatida tras un intento de apuñalamiento.

Esa misma noche del pasado viernes 1 de julio, un proyectil fue disparado desde la Franja de Gaza hacia la ciudad israelí de Sderot, impactando en una guardería. En respuesta, el ejército israelí llevo a cabo un ataque aéreo sobre cuatro infraestructuras que operan como base del grupo terrorista Hamas. Sin víctimas en ambos lados.

Tras dos días de aparente calma, ayer por la tarde, una joven palestina intentó apuñalar a dos jóvenes soldados israelíes que cumplían labores de vigilancia en consecuencia del aumento de ataques palestinos.

Tras varios avisos, los soldados dispararon a la atacante que fue atendida por servicios médicos israelíes y se encuentra hospitalizada en Israel donde esta mañana los médicos dieron pronóstico favorable y fuera de peligro.

La menor palestina trata de apuñalar al soldado Israelí

La menor palestina trata de apuñalar al soldado Israelí

Mientras se lloran las muertes, la ANP continúa sin reprochar ni castigar la conducta de sus ciudadanos, las autoridades de la Franja de Gaza siguen llamando a matar judíos considerando a los asesinos mártires, reforzando el mantenimiento de la intifada e imposibilitando cualquier proceso de paz, a la vez que festejan los asesinatos y alaban públicamente a los que ejecutan estos actos.

Israel, por otro lado, aumenta la seguridad, la revocación de los permisos de trabajo en territorio israelí y declara el bloqueo del distrito de Hebrón, del cual surgen la mayor parte de los atacantes desde que el pasado mes de octubre diera comienzo la ya conocida como intifada de los cuchillos; llevando a cabo estas acciones en aras de salvaguardar la vida de sus ciudadanos y en el desesperado intento de impedir la continuidad de esta larga intifada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *