El verdugo del Estado Islámico más temido: “El Bulldozer de de Fallujah”

Amputa miembros a niños con una espada, mide dos metros y pesa 200 kilos.

El Estado Islámico ya tiene un nuevo protagonista para su maquinaria de propaganda del terror. Se trata de ‘el Bulldozer de Fallujah’, un verdugo que aterroriza a la población que vive bajo el control del grupo terrorista, en especial a los adolescentes. Se han encontrado fotografías suyas entre las pertenencias de yihadistas españoles detenidos.

La ‘guerra santa’ del Estado Islámico en Siria e Irak no sólo se lucha con armas, sino con propaganda. La producción de vídeos de decapitaciones y castigos crueles o la creación de personajes terroríficos para amedrentar a sus enemigos son una muestra de ello.

El Daesh utilizó durante meses la figura del ‘yihadista John’ como un tétrico y eficaz producto de marketing. Este joven de 27 años, londinense y estudiante de informática, se hizo rápidamente famoso tras protagonizar los vídeos de decapitaciones que difundía el grupo, como la del periodista norteamericano James Foley o el japonés Kenji Goto.

Sin embargo, desde hace meses pasó a un segundo plano. El hecho de que la inteligencia occidental conociese su identidad real -Mohammed Emwazi- le sacó de los focos. Incluso se especuló que había desertado del ISIS, aunque el grupo respondió publicando un vídeo en el que el joven amenazaba con volver a Gran Bretaña y continuar “cortando cabezas”.

Lo cierto es que ‘yihadista John’ desapareció y dejó su testigo a un nuevo verdugo, que en las últimas semanas ha ganado popularidad gracias a la propaganda del grupo. Se trata de un terrorista apodado ‘Bulldozer de Fallujah’.

 El Bulldozer de Fallujah

El Bulldozer de Fallujah

Dos metros y doscientos kilos

Su nombre viene dado por su tamaño corporal: una estatura próxima a los dos metros, una constitución gruesa y, según dice el propio grupo, cerca de 200 kilos de peso –dato que parece una nueva exageración de la propaganda islamista, aunque no estará lejos de la cifra real-. El arma que le acompaña es una katana, una espada japonesa. Todos los detalles visuales están perfectamente cuidados.

Las fotografías que ha difundido el Estado Islámico de él lo muestran completamente vestido de negro y la cara cubierta con una capucha. Su especialidad, según los datos que han ofrecido testigos de sus asesinatos y mutilaciones, son los menores de edad.

Una de sus últimas apariciones quedó registrada hace semanas, cuando el verdugo mutiló un pie y una mano a un adolescente que se había negado a unirse a las filas del Estado Islámico.

Se trata de un recurso utilizado por el grupo para infundir miedo entre los jóvenes y hacer que ingresen voluntarios en los campos de entrenamiento ‘junior’ donde les explican cómo utilizar un arma, cómo cometer un atentado suicida o cómo espiar al enemigo.

Entre sus ‘fans’ hay yihadistas españoles

Se conocen algunos datos de su pasado: lleva años combatiendo junto al Estado Islámico en la guerra civil de Siria, pero es en este 2015 cuando se ha convertido en el verdugo más popular del grupo, “justo tras la desaparición del ‘Jihadist John” explican.

Explican, además, que el personaje de ‘el Bulldozer’ ha ganado mucho interés entre los yihadistas españoles: según desvelan, uno de los últimos detenidos en una operación contra células de captación tenía fotografías del verdugo con mensajes en árabe en su móvil.

Su ‘némesis’: el ‘Ángel de la Muerte’ iraquí

Pero no sólo el Estado Islámico recurre a esta propaganda de ‘verdugos’. También lo hace el Ejército iraquí, que popularizó la figura de Abu Azrael, conocido como ‘El padre del ángel de la muerte’, y al que ‘venden’ como la némesis del ‘Bulldozer’.

Este miliciano iraquí de 37 años, perteneciente a la Brigada Ali Imam, se hizo famoso tras aparecer en una fotografía musculado, vestido de negro con un chaleco de camuflaje militar, y portando un rifle M4 y un hacha al hombro. Es una celebridad entre la población iraquí.

La propaganda se ha esforzado en inmortalizar y difundir a dicho personaje, ensalzándolo como “el terror del ISIS”. Han circulado datos sobre su origen, apuntando que se trataba de un profesor que había decidido unirse a la lucha contra los terroristas.

La realidad es bien distinta: se trata de un combatiente conocido por haber cometido matanzas contra la población suní, e incluso hay videos de él rebanando con una espada un cadáver calcinado colgado boca abajo.

Fuente: ECD


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *