Agentes protagonistas en la Violencia de Género

Me he valido del término “agente” en el título de este artículo aprovechando su doble interpretación , en este caso, agente como factor que produce un efecto y agente como cuerpo de seguridad. Tomando ambas acepciones, este artículo va dirigido a los agentes de seguridad como agentes esenciales en la lacra social que es la violencia de género.

Son muchas las acciones formativas y divulgativas acerca de esta temática, pese a ello, trataré de resumir unas pautas que considero esenciales para el trato y la ayuda a la mujer víctima de violencia de género desde el punto de vista psicológico.

Para empezar, hay que tener muy presente que denunciar no es fácil, por lo tanto, no debe suponer un “castigo” para la mujer que decide dar el paso, sino se debe reforzar por su valentía y acoger a la mujer de forma que sienta que está haciendo lo correcto. Muchos de ustedes tendrán en mente el concepto “denuncia falsa” , o por ejemplo, la duda acerca de si se trata de violencia de género o de una pelea, toda duda o todo pensamiento crítico es válido, todos tenemos derecho a cuestionar o a no confiar en primera instancia, pero ello no debe influir en el trato hacia la mujer que llega a presentar denuncia, puesto que tengamos o no tengamos duda, es posible que estemos ante una mujer que ha sufrido mucho y tiene un estado anímico bajo mínimos, y ante esta posibilidad, hay que priorizar la empatía y mantener los prejuicios a un lado.

Será importante evaluar el riesgo, aportar información, proponer alternativas evaluando sus necesidades, ofrecer apoyo, escucharlas pero no forzar o presionar demasiado y evitar que se sientan interrogadas para no acrecentar su sentimiento de culpabilidad, tranquilizarlas… todo ello es esencial que vaya acompañado con un lenguaje no verbal y una expresión corporal coherente con la empatía que buscamos trasladarles. Es importante mirarlas a los ojos pero sin intimidarlas (para ello puede ser efectivo mirar al punto que se encuentra entre ambos ojos, de este modo la mirada no es tan directa), acompañar el gesto con alguna leve sonrisa (no se trata de reírnos ni de sonreír en momentos inadecuados, pero un gesto de sonrisa puede expresar mucha cercanía, especialmente a la hora de recibir a la mujer),asentir, no cruzar los brazos ni mantener excesiva distancia corporal, es adecuado inclinarse un poco hacia delante en señal de acercamiento y escucha activa y no estar de pie si ella está sentada, también asentir es importante y aspectos como la modulación del tono de voz.

Además de mantener una comunicación no verbal que exprese escucha activa, se pueden recurrir a diferentes técnicas propias de la entrevista psicológica, tales como, el refuerzo que puede expresarse en términos tan sencillos como un “entiendo”, “es normal”; parafrasear , que consiste en repetir el contenido de lo que te ha contado “como me comentas te insulta a menudo”; reflejo, técnica que consiste en repetir el contenido emocional narrado “te sentiste asustada”; un resumen al finalizar para ver si hemos captado lo que nos comenta e introducir clarificaciones si algo nos genera dudas “ ¿a qué te refieres con insultos? ¿qué te decía?”. Es importante no perder de vista que las preguntas no han de ser inductoras de la respuesta y no se ha de perder la objetividad y neutralidad, así como intentar evitar que la mujer se sienta demasiado presionada o cuestionada.

Agentes en la Violencia de Género

Agentes en la Violencia de Género

Permitir su desahogo emocional y no interrumpir frecuentemente hará que su ansiedad descienda y que no se sienta demasiado interrogada, pero ante estados de elevada ansiedad o de bloqueo emocional, podemos valernos de técnicas distractivas como la realización de otro tipo de preguntas sencillas para que se desbloquee o para que su nivel de ansiedad baje, como “¿quieres agua?” . Ante casos de crisis de ansiedad, podemos valernos de técnicas de relajación, como decirle que se fije en su respiración y que con cada inhalación intente llevar el aire a su barriga, de forma que esta se hinche, es la llamada respiración diafragmática. Si se produce hiperventilación, es importante evitar que consuma más oxígeno para evitar , por ejemplo, mareos,por ello podemos darle una bolsa para que respire en ella o indicarle que respire tapándose un agujero de la nariz.

Puede parecer complicado, pero en resumen, un agente de seguridad que atiende a una víctima de violencia de género , no ha de perder de vista los siguientes puntos a nivel de atención psicológica:

– Ofrecer información, evaluar riesgos y necesidades y ofrecer alternativas así como recursos . No olvidarse de informar acerca de medidas de seguridad.(no es propiamente un factor psicológico pero es de suma importancia)

– Evitar juzgar y dejar las presuposiciones y prejuicios a un lado.

– Mantener una conducta verbal y no verbal que generen un clima de confianza y empatía.

– Tener paciencia, especialmente ante casos de bloqueo o de excesivo desahogo emocional.

– Calmar y tranquilizar a la mujer.

– Evitar que se sienta presionada y cuestionada. Respetar sus silencios y no mantener una dinámica de “interrogatorio”.

– Adecuar el lenguaje al de la mujer que acude a nosotros.

– Ofrecer seguridad.

– Mostrarse cercano y amable pero evitar utilizar el sentido del humor, pues es inapropiado en este tipo de situaciones.

Ustedes son agentes esenciales en esta problemática y pueden, no solo frenarla o paliarla, sino, atenuar el malestar psicológico de una mujer que lleva consigo demasiado sufrimiento. Es, por tanto, una labor genial la que está en sus manos.

Marta Marín Martínez

Psicóloga y Criminóloga

Especialista en Psicología Jurídica y en Psicología Clínica

Marta Marín. Psicóloga y Criminólogo

Marta Marín. Psicóloga y Criminóloga

Puede conocer más de mi labor en:

www.marivapsicologos.com

http://martapsicocrimi.wordpress.com/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *