España combatirá ‘con todos los medios necesarios’ contra el Estado Islámico

El Gobierno español y los representantes de otros 25 países, la mayoría árabes y europeos, han firmado este lunes en París una declaración en la que dicen que lucharán contra los extremistas islámicos en Irak “por todos los medios necesarios, incluyendo ayuda militar apropiada”. Estados Unidos, que apenas ha conseguido compromisos concretos, tiene prisa para que aliados árabes participen en los bombardeos.

El texto acordado en la reunión destaca que cualquier ataque deberá suceder “de acuerdo con las necesidades de las autoridades iraquíes”, respetando la “legislación internacional” y “sin poner en peligro la seguridad de los civiles”.

China y Rusia también firman la declaración

También han firmado esta declaración China y Rusia, que como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU vetarían en cambio cualquier resolución para intervenir en Siria si no hay un acuerdo con el presidente Bashar Asad. Los documentos de la conferencia, por ello, sólo incluyen menciones a Irak, cuyo presidente estaba entre los invitados.

“Todas las opciones están encima de la mesa”, dijo el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, tras la reunión al ser preguntado sobre si España estaría dispuesta a colaborar incluso en los bombardeos de Irak. Aun así, el Gobierno español asegura que aún no ha recibido ninguna petición concreta para participar en la coalición contra los extremistas que ocupan parte de Irak y Siria.

El ministro español aseguró que “hay un abanico de posibilidades abiertas” y mencionó el uso de bases españolas, la modificación del Código Penal para procesar a “luchadores extranjeros” y “la vigilancia de las comunidades más vulnerables a ser influenciadas por movimientos radicales” dentro de España.

«La participación militar tiene muchas formas», dijo García-Margallo, que puso como ejemplos la coordinación de Inteligencia, el abastecimiento en vuelo, el envío de armas y material no letal y los ataques aéreos.

La conferencia convocada en París tenía que servir para el reparto de tareas, pero, según el Gobierno español, aún es prematuro decidir quién hará qué y falta diseñar un plan global entre Estados Unidos, Irak y los aliados árabes y europeos. «Estamos esperando a que en esa estrategia comprensiva se diga qué es lo que se necesita, qué se espera de nosotros», dijo García-Margallo. Una vez que haya una misión, el Gobierno asegura que la «estudiará» si se ajusta al «marco legal» español e internacional y si hay «consenso» entre las fuerzas políticas a favor de la intervención.

Joven sirio crucificado por el Estado Islámico

Joven sirio crucificado por el Estado Islámico

Francia, Australia y Reinio Unido inician la campaña

Hasta ahora, aparte de EEUU, sólo tres países han pasado a la acción. Australia ya ha anunciado el envío de 600 militares a Emiratos Árabes, incluyendo fuerzas especiales, y Francia y Reino Unido han enviado misiones de vigilancia aérea.

Mientras el presidente francés, François Hollande, hablaba en la sede del Ministerio de Exteriores a la orilla del Sena, dos aviones galos despegaban de una base en Emiratos Árabes para inspeccionar los movimientos de los radicales en el norte de Irak. «La lucha de los iraquíes contra el terrorismo también es la nuestra», dijo Hollande en la apertura de la conferencia. «No hay tiempo que perder».

Francia insiste en que la organización extremista no debe ser llamada «Estado islámico». «Ni son un Estado ni representan el islam», dijo el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, que, como otros altos cargos galos, prefiere hablar de Daech, una adaptación de las siglas en árabe de los radicales.

Más allá de las palabras, EEUU lucha por convertir en hechos las promesas de participación internacional en la nueva guerra. John Kerry, secretario de Estado, llegó a París después de un tour por Irak, Jordania, Arabia Saudí, Turquía y Egipto en busca de compromisos concretos.

Declaración de apoyo

La semana pasada, en una conferencia en Arabia Saudí, 10 países firmaron una declaración de apoyo a una posible campaña militar «según sea adecuado», pero no dieron ningún detalle de cómo, cuándo o con qué estarían dispuestos a intervenir. Además de Arabia Saudí, los firmantes eran Emiratos Árabes, Qatar, Irak, Kuwait, Egipto, Jordania, Líbano, Omán y Bahrein. Turquía también estaba presente, pero prefirió no firmar. Todos estaban presentes en la conferencia de París y suscribieron la declaración, que también firmó la Liga Árabe. EEUU repite que en privado ya hay compromisos militares y que estos países se movilizarán pronto. «Tenemos países en esta región, y también fuera de ella, además de EEUU, que están preparados para participar con ayuda militar, con bombardeos si es necesario», dijo Kerry.

La Administración Obama se opuso a la idea de que un representante de Irán fuera invitado a la reunión de París, pero dice que incluso está dispuesta a negociar con Teherán. Kerry comentó que estaría abierto a conversaciones sobre la crisis en Irak y Siria aprovechando la negociación para el desarme nuclear iraní. «Tener un canal sobre uno de los principales asuntos mundiales es de sentido común», dijo. Una buena ocasión para charlar podría ser a finales de semana en Nueva York, donde las negociaciones seguirán la ONU.

También se espera una conferencia en Bahrein sobre cómo cortar la financiación de los extremistas. La Administración Obama quiere un compromiso de que no se pagarán más rescates. Según el Tesoro de Estados Unidos, desde 2008 los Gobiernos europeos han pagado 165 millones de dólares a extremistas islámicos para salvar a sus ciudadanos.

Autora: María Ramirez

Fuente: El Mundo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *