El nuevo hombre más buscado del mundo

Cuenta ya con un amplio territorio en el norte de Irak y de Siria, y cerca de 100.000 yihadistas, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos

Cuando su nombre apareció en mayo de 2010 con su alias, «Abu Bakr al Bagdadi», tras su elección al frente de lo que quedaba de Al Qaida en Irak, nadie en los círculos oficiales de Bagdad ni en la CIA tenía apenas noticias de él. El nuevo líder de la rama iraquí de Al Qaida estaba entonces al frente de un puñado de radicales suníes de varios países, quizá unos centenares, empeñados en hacer la guerra a Estados Unidos.

Hoy Abu Bakr al Bagdadi manda un ejército disciplinado y motivado hasta el extremo, compuesto por casi 100.000 combatientes, según estima el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Y además se ha proclamado califa del territorio que ha conquistado en el norte de Siria y de Irak.

Pero ¿quién es Al Bagdadi? La información que se tiene de él es escasa y a veces contradictoria. Se sabe que es un excelente predicador musulmán, entrado en los cuarenta, tal como reveló el vídeo de su sermón en una mezquita de Mosul tras la conquista de esa ciudad iraquí por el Estado Islámico. Para muchos de sus seguidores, aquel fue también su primer encuentro visual con el líder.

La ficha biográfica en poder de los norteamericanos es sorprendente. Al Bagdadi, registrado como Ibrahim Awad Ibrahim al-Badry, fue detenido en una redada del ejército estadounidense contra yihadistas suníes en 2004. No era la figura que buscaban y después de unos días de detención en Camp Bucca fue liberado. Un militar norteamericano declaró a la CNN que, al despedirse, el detenido le dijo en inglés con tono irónico: «Nos vemos en Nueva York».

Al Bagdadi en una mezquita de Mosul // Imagen: Pakistan TV

Al Bagdadi en una mezquita de Mosul // Imagen: Pakistan TV

Entrar en la leyenda

El perfil trazado por algunos investigadores árabes de Abu Bakr al Bagdadi pretende meterle en la leyenda. El líder islamista habría nacido en el seno de una familia humilde cerca de la localidad iraquí de Samarra. Sus padres eran musulmanes sufíes -la rama del islam más tolerante y espiritualista-, pero Abu Bakr se radicalizó en Bagdad mientras realizaba sus estudios de teología musulmana para convertirse en predicador. Para darle más pedigrí le emparentan con la tribu del profeta Mahoma. Al Bagdadi se toca con un turbante negro, propio de los sayid, descendientes del profeta.

Estados Unidos, sin pretenderlo, allanó su camino al estrellato. En 2006, una operación armada norteamericana acabó con la vida del entonces líder de Al Qaida en Irak, el jordano Al Zarqaui. Cuatro años más tarde, en otra operación, esta vez combinada con fuerzas iraquíes, murieron cerca de Tikrit los dos dirigentes más prominentes del grupo yihadista suní. Fue el momento de la aparición en escena de Al Bagdadi, que renovó su vasallaje a Al Qaida y su compromiso de expulsar de Irak a las fuerzas infieles invasoras.

Con la tribu

El nuevo líder yihadista -«¿Quién es ese tipo?» preguntó la CIA a sus contactos en Bagdad- comenzó a reconstruir la trama urdida con paciencia oriental y un gran sentido de la oportunidad. Al Bagdadi trabó alianzas con las tribus suníes del norte de Irak, entroncadas desde antiguo con las de Siria, a las que unía el deseo de revancha por la discriminación desatada por el nuevo régimen prochií de Bagdad. Y aprovechó la guerra civil siria para labrarse una reputación mundial como feroz y disciplinada vanguardia de la yihad, la guerra santa. Cuando Al Bagdadi lanzó a sus unidades contra Bagdad a mediados de este año, la red se había tupido en las propias narices del gobierno prochií de Irak y ya era tarde para reaccionar.

El califato proclamado en julio por el Estado Islámico busca revolucionar todas las fronteras de Oriente Medio, al trazar sus fronteras imaginarias por al menos media docena de países. Pero irónicamente el núcleo duro de Al Bagdadi está formado, según los expertos, por exoficiales del partido Baas de Sadam Husein, que tanto los chiíes iraquíes como los Estados Unidos trataron de aniquilar desde la invasión norteamericana en el 2003.

La crítica recae en primera instancia sobre el presidente George W. Bush, artífice de aquella torpe estrategia política que fue la invasión de Irak. Pero también afecta al presidente Barack Obama, al que se reprocha tanto la retirada precipitada de las tropas norteamericanas de ese país en 2011 -cuando el ejército iraquí estaba aún hecho unos zorros- como la negativa a armar a los rebeldes sirios prooccidentales. Las sucesivas derrotas de los insurgentes moderados a manos del ejército sirio de Bashar al Assad produjeron, como efecto colateral, el fortalecimiento de los rebeldes radicales del Estado Islámico, que han utilizado Siria como banco de pruebas para la invasión de Irak.

Autor: Francisco de Andrés 

Fuente: ABC


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *