Siete agentes del CNI controlaron al minuto la reunión de los verificadores con ETA

Las armas fueron extraídas días antes de un zulo próximo a la ciudad francesa y allí se han devuelto después. 

La entrega de armas de ETA a los verificadores quedó reducida finalmente a un simple sellado. Interior conocía de antemano lo que figuraba en el vídeo revelado el pasado viernes: un equipo integrado por siete agentes del CNI siguió de cerca todo el encuentro.

El operativo desplegado por el CNI permitió de hecho controlar al detalle el desarrollo de la reunión entre ETA y los verificadores internacionales. En esa cita, dos representantes de la banda mostraron diversas armas y explosivos y prometieron “no volver a usarlos”.

Interior estuvo informado con bastante antelación de lo que estaba sucediendo. Por eso, antes de la publicación de las imágenes, ya se consideraba poco creíble y prácticamente insignificante el paso que iba a dar la banda, tal y como informó El Confidencial Digital.

Fuentes de los servicios secretos españoles, contactadas por ECD, explican cómo y cuándo se obtuvo la información que permitió a Interior adelantarse a los acontecimientos. Lo consiguieron gracias a este operativo especial del Centro Nacional de Inteligencia que actuó en Francia.

Operación del CNI en Toulouse

Según explica una fuente de inteligencia, los siete agentes desplegados se encargaron de “monitorizar” lareunión de ETA con los verificadores.

Por motivos de seguridad, no se ofrecen detalles técnicos sobre la misión, su nombre en clave o si los siete agentes realizaron trabajo de campo, pero aseguran que hubo presencia física del CNI en Toulouse ese día y en jornadas anteriores a la cita.

Esas labores de inteligencia contaron con el “apoyo cercano de agentes de la Guardia Civil”. No se ha precisado de qué forma. Las labores de investigación previas habían revelado la recepción a finales de enero de una carta anónima por parte de los verificadores, instándoles a acudir a la cita en la ciudad del sur de Francia.

Miembros de la banda terrorista ETA sellan con los "verificadores"el documento de la supuesta entrega de armas

Miembros de la banda terrorista ETA sellan con los “verificadores”el documento de la supuesta entrega de armas

Edificio fichado

Los verificadores llegaron días después en tren hasta Toulouse, donde les recogió según su testimonio un hombre con “gafas y gorro” que les llevó en coche hasta un edificio. A través del garaje, subieron a una vivienda y allí se grabó el documento audiovisual difundido el viernes pasado.

El operativo de los servicios de inteligencia que se encargó de esta misión de seguimiento, se dividió en dos grupos: uno se centró en los verificadores y otro, en los miembros de ETA. Controlaron sus idas y venidas, contactos y mensajes cruzados. De esta forma, Interior conoció desde días antes la ubicación exacta del lugar donde se produciría el encuentro.

Las armas han vuelto al zulo

Una de las mayores controversias que ha provocado el vídeo con el ‘sellado’ de armas es el hecho de que los etarras se quedasen con todo el material, que tal y como se anunció en un principio iba a ser entregado a los verificadores.

Sobre ese material, las fuentes consultadas aseguran que fue “extraído de uno de los zulos” que tiene la banda en la zona sur de Francia. Una localización perfectamente controlada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Una vez grabado el vídeo, el material se guardó en una caja de cartón precintada y “se ha devuelto al mismo zulo” del que había sido extraído, aseguran estas fuentes de la inteligencia española.

Se trata de unaparte “simbólica” del armamento del que dispone la banda. En cuanto a los 16 kilogramos de explosivo mostrados, advierten que “seguramente estuviera caducado”. Recuerdan que la pentrita, por ejemplo, es fácilmente degradable por la acción de las bacterias.

Ahora ETA es “transparente”

Este suceso confirma el control que existe en estos momentos de la banda terrorista. Según los servicios secretos, ETA es –hoy en día- “transparente”. Se sabe cuántos y quiénes son sus integrantes, dónde se esconden y cuál es su hoja de ruta prevista en los próximos meses.

“La monitorización es constante”, añaden fuentes de los servicios de inteligencia a El Confidencial Digital. En estos momentos, se les permite cierta libertad de movimientos para analizar “cuáles son sus intenciones” y detectar posibles giros inesperados en el proceso de desmantelamiento y desarme.

Fuente: El Confidencial Digital


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *