España respalda la creación de una NSA europea para protegerse de Estados Unidos

Se dedicará al espionaje digital, escuchas telefónicas, el análisis de información sensible y grabación de comunicaciones

Una agencia de seguridad europea similar al organismo estadounidense acusado de espiar e interceptar llamadas por todo el mundo. De momento es una propuesta, un proyecto elaborado en Bruselas, pero ha sido bien recibida por los países europeos, entre ellos España. Y ya tiene hoja de ruta.

Sede-National-Security-Agency_ECDIMA20131112_0015_16

Escudo de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU

La proposición partió de la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reading, una vez que fueron conociéndose más datos de la extensa red de interceptación de llamadas y mensajes de texto de líderes europeos por parte de la agencia NSA de Estados Unidos.

El objetivo de este plan, aseguraba Reading, es que el nuevo organismo actúe de “contrapeso” con la polémica agencia norteamericana, encargada de recopilar información de inteligencia extrayéndola de cualquier medio de comunicación digital y responsable de la seguridad criptológica del gobierno de Estados Unidos.

De hecho, las tareas que asumiría esta futura agencia estarían basadas en el modelo utilizado por la NSA. Desde sistemas que permiten la detección de ‘tags’ y términos de riesgo (como “bomba” o “atentado”) en conversaciones y correos electrónicos –denominado Echelon-, al análisis de la información que viaja por cables submarinos entre continentes, o equipos especializados en descifrar códigos y contraseñas.

Además, la NSA europea también tendría como cometido la detección de fallos de seguridad en programas informáticos y aplicaciones que utilicen los estados miembros.

Estas tareas en Europa son responsabilidad de cada servicio de inteligencia, con lo que los recursos disponibles son mucho menores. Con la nueva agencia se mejorarían las capacidades de inteligencia de toda Europa a través de sinergias y optimización de capacidades.

El proyecto establece que la agencia europea vea la luzen2020. Antes, los países deberán pronunciarse formalmente sobre la iniciativa.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes gubernamentales, la idea ha tenido muy buena acogida en Moncloa. La única objeción es, como siempre, el dinero: si la futura agencia europea quiere competir con la NSA “deberá tener un nivel de financiación que a día de hoy es inasumible para la mayoría de socios europeos, que están recortando recursos a sus propios servicios de inteligencia”.

Sin embargo se destaca el hecho de que se trate de un plan a futuro, para la próxima década. Esto permite plantearse su existencia “con mayor perspectiva”.

Según explican fuentes gubernamentales con amplios conocimientos en materia de inteligencia, el paso previo a la creación de una NSA europea sería la aprobación de la nueva regulación de protección de datos de la UE. Esta ley no está actualizada y no contempla las nuevas prácticas de comunicación a través de internet, como las redes sociales.

Una vez aprobada –según los más optimistas el trámite podría concluirse antes de las elecciones europeas de 2014-, serviría de ley marco para esta futura agencia europea de seguridad. La nueva normativa supondrá, entre otros beneficios, “menos problemas legales y una frontera clara entre lo que se puede y lo que no se puede hacer en este campo” aseguran las voces consultadas.

Además, se destaca que con la creación de una agencia de seguridad se dará un salto cualitativo en la prevención del terrorismo y “desaparecerá el factor ‘favor debido’ que domina actualmente las relaciones entre servicios de inteligencia europeos y estadounidenses” afirman estas fuentes.

Fuente: El Confidencial Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *